X

Inicia Sesión


Cambia o recupera tu contraseña

Envíanos un correo para obtener más información


Novedades

En Curití, “La cima de la convivencia”

En la sede San Carlos del Colegio Eduardo Camacho Gamba, entre una de las verdes colinas del municipio de Curití, cada niño y cada niña tiene un espacio para autoevaluar sus competencias ciudadanas y valores morales en una cartelera. Lo hacen coloreando flores cada vez que ponen en práctica una competencia o un valor.

Édgar, un niño de quinto grado, nos dice que ha coloreado con naranja por su liderazgo: “Soy el personero y lidero a mis compañeros para ser mejores… cuando vamos a los computadores… Cuando la profesora está hablando”. 

Tania coloreó en rojo porque le colaboró a una compañera menor para encontrar una ficha escondida durante la actividad lúdica.

Todo esto ocurre dentro de una estrategia didáctica denominada “La cima de la convivencia” diseñada por la profesora Nelcy Rocío Villar Ayala a partir de su vinculación con el programa Ciudadanía desde el Aula. 

Durante nuestra visita a esta escuela el pasado 26 de octubre acompañamos a la docente y a sus estudiantes en una serie de actividades que pusieron en juego su liderazgo y su reflexión. Después de ver un relato en video buscaron pistas con imágenes de los personajes del video escondidas entre el jardín que circunda los salones de clase. En el quiosco conversaron sobre estos personajes y su papel en el relato. De vuelta al salón de clases realizaron una ficha didáctica y un trabajo manual.

Todo transcurrió entre sonrisas y entusiasmo. Las niñas y los niños querían hablar, expresarse, contar lo que pensaban, lo que hacían con su profesora. No obstante, también estuvieron dispuestos a escuchar y atender, a trabajar y escribir. Ellos parecen entender que la convivencia es algo que se aprende día a día, conviviendo precisamente, esforzándose individual y colectivamente. Ellos tienen claro que su meta es alcanzar la cima, la cima de la convivencia.

Es imposible retirarse de un entorno escolar como este sin conmoverse y sin desear regresar. Cada risa, cada niño, cada actividad, se mezclan en los recuerdos con los aromas y las imágenes del campo. Este texto es una manera de decir: gracias profe Nelcy, gracias niños y niñas de la sede San Carlos, los admiramos y los recordamos.

Publicado el 16 de Noviembre de 2016
Redacción: Fabio Enrique Barragán Santos
Fotografía: María Isabel Parra Contreras

Vea el video aquí, para saber más de esta visita​

Novedades