X

Inicia Sesión


Cambia o recupera tu contraseña

Envíanos un correo para obtener más información


Novedades

Paz y debate entre los estudiantes de Riachuelo

Un enlodado y escabroso camino nos conduce a Riachuelo, corregimiento del municipio de Charalá. Sabemos que es lejos y que hoy debemos tomar una carretera menos transitada porque la habitual está inhabilitada debido al cambio de un puente. Don Vicente, un hombre septuagenario, rudo pero amable, hijo de Riachuelo, nos transporta desde Charalá en su campero rojo, con una destreza al volante que solo la experiencia puede dar. Por tramos el vehículo patina y parece que jugáramos en carros chocones, a no chocarnos con las cercas y las grandes piedras.

El resplandor del sol y la sombra de altos árboles nos acompañan durante el ascenso más de una hora y media hasta que, después de una curva, aparecen una calle y unas casas que nos conducen al parque adornado de palmeras y árboles frondosos. En una de las esquinas se distingue fácilmente el Colegio Nuestra Señora del Rosario. Un par de personas nos da la bienvenida mientras informan al profesor Ciro de nuestra llegada. La rectora, María Eduvigis Vargas Mejía, nos ofrece un saludo con sabor a café en su oficina.

El profesor Ciro aparece y nos guía al segundo nivel. En el pasillo de entrada un gran letrero nos recuerda que estamos en un Territorio de Paz. Arriba, en un amplio salón con pisos de madera nos espera un grupo de estudiantes de décimo y undécimo grado. Nos saludan con timidez y amabilidad. A un lado hay tres y al otro ocho. Se han organizado según la posición que defenderán para el debate.

En el centro otro estudiante actúa como moderador. Abre el debate preguntando: “¿Para ustedes en dónde es mejor vivir, en el campo o en la ciudad?”. Las opiniones y los argumentos comienzan a brotar. Al comienzo hay timidez y prevención pero luego de un par de minutos aparece la pasión. Que si se logra calidad de vida, que si se gana dinero suficiente, que si es posible estudiar… El debate se torna tan bueno que me dan ganas de intervenir. Me las aguanto y me dedico a observar, a tomar apuntes, a admirar. A admirar lo que este profesor y este colegio están logrando con sus estudiantes.

El profesor Ciro González Morales, profesor de Química, nos habla después sobre la estrategia didáctica que ha diseñado con fundamento en el debate, para desarrollar competencias ciudadanas. El empleo, el alcoholismo, la generación de energía y otros temas, son considerados críticamente, vinculando información adecuada para construir argumentos más sólidos.

Que los estudiantes hayan podido debatir sin intervención del docente no es casualidad ni magia. Es el producto del proceso que el profesor Ciro viene desarrollando en el programa Ciudadanía desde el Aula. Los estudiantes han venido aprendiendo a escuchar, expresarse asertivamente, argumentar, controlar sus emociones y considerar diversas perspectivas, entre otras competencias ciudadanas que se integran a la estrategia.

Son las once de la mañana cuando ha finalizado el debate y las entrevistas. Don Vicente nos espera para regresar por donde vinimos. Me siento satisfecho y feliz, esperanzado también. Le doy un último abrazo al profesor Ciro. Miro de nuevo el parque, de nuevo veo los balcones del colegio. Suspiro mientras el motor del campero se enciende y pienso que de verdad estoy en un territorio que se renueva, que respira esperanza, que será transformado por estas nuevas generaciones… un verdadero territorio de paz.

Publicado 15 de diciembre de 2016
Redacción: Fabio Enrique Barragán Santos
Fotografía: Reinel Padilla Poveda

Vea el video aquí, para saber más de esta visita

Novedades